La cosmogonia para neófitos

Y ustedes se preguntarán, ¿qué es un neófito?

Acostúmbrense a utilizar el diccionario.
Y si ya lo usan, continúen. Sigan así.
Los diccionarios están hechos para ser consultados.

Acudan ahora a la palabra neófito y observen, ojo, que tiene tres entradas. Al menos en el diccionario que yo utilizo, el de la Real Academia. Al leer la primera, se darán cuenta enseguida de que no es la nuestra. La segunda tampoco, porque alude a la anterior. Y ahora presten atención a la tercera. Observen. Textualmente dice:

Persona adherida recientemente a una causa, o recientemente incorporada a una agrupación o colectividad.

Pero, ¿acaso la Cosmogonia puede ser contemplada como una causa?

Permítanme que les ilustre.

Cuando yo empecé a estudiar la carrera, contemplábamos la Cosmogonia estrictamente como lo que es. ¿Y qué es?

 

Una narración científica sobre el principio y la evolución del Universo.

Jamás imaginé que una actividad científica pudiera convertirse algún día en una causa. Pero, de elegir una, ¿qué mejor causa que la ciencia? Divulgar los conocimientos científicos es mi tarea cotidiana… Al fin y al cabo, la humanidad se ha pasado una humanidad detrás de otra intentando dar respuesta a las preguntas fundamentales.

¿Quiénes somos? ¿De dónde venimos? ¿Y a dónde vamos?

Somos hijos de una gran explosión. Venimos de un petardazo cósmico que tuvo lugar hace 13 mil ochocientos millones de años.

El Big Bang… Un fenómeno singular que…

Anoten. Sí. Sí. Apunten. Fenómeno singular. Fenómeno con acento en la o. En la primera o, no en la segunda. Y vayan acostumbrándose a tomar notas porque soy de evalución continua.

portadilla_crowdfunding

…Un fenómeno singular que dio origen a todo lo que existe. Absolutamente todo. Todo lo que vemos y todo lo que se puedan imaginar. De hecho apenas conocemos el 7 por ciento de lo que nos rodea, así que el terreno de la investigación es tan amplio que resulta fascinante.

Como neófitos que son ustedes, los alumnos y alumnas recientemente incorporados al colectivo internacional de los científicos que divulgan la Gran Historia, reciban pues mi más calurosa bienvenida.

Y mi enhorabuena. Porque han elegido una materia que engloba a todas. Sí. Sí. A todas, como lo oyen. Y siendo como es una asignatura enorme, les conviene mantenerse sanos y despiertos. Y de buen humor. No todo va a ser trabajar. También pasaremos muy buenos ratos. Apunten: divertirse.

Divertirse es fundamental. Porque si ustedes se divierten, tengan por seguro que transmitirán sus conocimientos exitosamente a cualquiera que les escuche. Y esa actitud, con los tiempos que corren, es un auténtico regalo.

Unas pinceladas sobre la Cosmogonia

A lo largo de todo el cuatrimestre irán comprendiendo la importancia que la Cosmogonia tiene en nuestras vidas. No sólo como alumnos y alumnas, sino también como futuros docentes. O no.

Quién sabe. No soy futuróloga.

Pero con una buena actitud, habrán aprendido ya que la Cosmogonia es una asignatura de divulgación científica. Y que es muy importante que nuestras investigaciones se actualicen constantemente.

Sí. Sí. Constantemente. Anoten: constante y mente. ¿Por qué?

¡Porque el cúmulo de datos que abarca la asignatura es enorme..!

Para ilustrarles.

Yo vengo a manejar a diario —subrayen a diario— la friolera de 50 terabytes de información. Información científica, ojo. Y no cuenten las fotos.

Las fotos pónganlas siempre aparte. Anoten. Siempre aparte porque algunas de ellas, si tuviéramos que revelarlas como antaño, ocuparían la fachada de la facultad. Pónganlas en archivos adjuntos y así no se les colgará el ordenador.

Según el rector, no hay partida presupuestaria para ampliar nuestra capacidad informática. Los recortes, ya saben. Así que pongan las fotos aparte.

Pero que estas carencias no les impidan ser minuciosos. Al contrario. Evalúen la importancia de todo lo que caiga en sus manos. Y háganlo con rigor. Transmitan después sus conocimientos, no sean egoístas. Colaboren. En la ciencia se valora mucho la colaboración. Y de este modo, por simple cambio y adaptación, tal vez un día emprendan ustedes su propia línea investigadora. Hasta entonces les recuerdo que se requiere tener madera de becario. O de becaria.

A algunos de ustedes les parecerá una tarea ingrata, bueno, siempre les quedará el recurso de largarse a Toronto. Allí se lo pondrán fácil y a mí no me importa. A los demás, a los que vayan a trabajar conmigo, les animo a perseverar en su buena disposición.

Y observen, observen aquí, que no he hablado hasta ahora de lo que es fundamental en esta materia. ¿Y qué es? —se preguntarán ustedes.

Divulgar la Gran Historia.

Recordarle a la gente de dónde venimos, quiénes somos y a dónde vamos. ¿Y cómo lo haremos? Desde luego con Ciencia. A Ciencia cierta.

Porque la Ciencia acierta, efectivamente.

Pero, ¿de qué manera lo haremos?

En mi caso utilizando el HUMOR. Gracias al humor, los conocimientos se digieren de una manera rápida y eficaz. En la pestaña de temarios, dentro de mi página web, encontrarán el desglose de la materia.  A no mucho tardar, la teoría se acompañará de sus respectivas prácticas de laboratorio, así como de su correspondiente unidad didáctica.

Échenle un . Les será de útilidad.